Un corazón alegre hermosea el rostro y transforma a todo el que toca

¿En qué fijas tu mirada?

Por Gloria Cruz

Acabo de leer un artículo de un chico ciego explicando cuán difícil era para él entender el concepto de fijar la mirada en lo positivo porque nunca ha podido ver nada, hasta que comprendió que significaba concentrar sus pensamientos en una cosa.

Me hizo reflexionar y hoy quiero hablarte sobre esto. Pero primero quiero que pares y reflexiones sobre ti mismo. 

Cuando se te presentan obstáculos en la vida o problemas 
¿En qué te enfocas? ¿Tu enfoque está en el obstáculo o en la solución?

Si tu tendencia es enfocarte más en lo negativo, entonces es un área de tu vida que tienes que trabajar. Para ser felices, tenemos que  aprender a afrontar los obstáculo con una actitud positiva y determinación y siempre mirando hacía el objetivo que nos hemos trazado en la vida. Y creyendo que la solución está ahí aunque en este momento aún no la vemos.

Nuestra naturaleza humana es enfocarnos en el problema y de más que lo hacemos más nos hundimos. La vida requiere de una actitud de fe que da el coraje para luchar y creer en lo imposible. La diferencia entre imposible y posible sólo son dos letras.Me recuerda a una canción: 

Si quieres ser feliz compañero
Pon tu mira en el donut
Y no en el agujero.

Hoy tuve un problema con unos archivos, pasé horas tratando de encontrar la solución y cada vez parecía complicarse más, pero sabía que la solución existía solo que yo no la sabía. Milagrosamente a la mañana siguiente todo se solucionó y en el proceso aprendí nuevas técnicas.

¿Fue un obstáculo? ¡SI!
¿Me tomó tiempo? ¡SI!
¿Aprendí de ello? ¡SI! 

CONCLUSIÓN: 
¿Fue negativo? ¡NO!

Siempre hay un lado positivo en cada situación, solo tenemos que aprender a enfocar nuestros ojos y pensamiento en el resultado. ¡Nunca te rindas!
__________________________________________________________
Gloria Cruz es Formadora de Desarrollo Personal
cursosmotivacion@yahoo.es


Stephen Grellet, un cuáquero nacido en Francia que murió en Nueva Jersey en 1855, habría sido un desconocido para el resto del mundo de no ser por unas cuantas frases que lo inmortalizaron. Las conocidas frases, que han infundido aliento a tantas personas, dicen así:

«Solo he de pasar por este mundo una vez. Todo el bien que pueda hacer, cualquier gesto de bondad que pueda mostrar a un ser humano, ayúdame a hacerlo ahora y también a no aplazarlo. Pues nunca volveré a pasar por aquí».  The Speaker’s Quote Book

Los corazones amables son los jardines.
Las flores son las palabras afables.
Los pensamientos gentiles son las raíces.
Los frutos son los actos amables.

Cuida siempre bien de tu jardín,
elimina todas las malas hierbas,
que tenga de sol un festín,
y se llene de palabras y obras buenas.
Henry Wadsworth Longfellow


Flores del Alma

 Por Gloria Cruz

Hace unos años que tengo la posibilidad de pasar unos meses en la montaña, disfrutando de la naturaleza y de largas caminatas. Me encanta la naturaleza, siempre me recuerda que hay Alguién que me ama ya que cada mañana me da una exhibición de color y de luz. 

Este año está más bonito que nunca, los campos están verdes y llenos de diferentes flores. En las fotos puedes ver los ramos de flores que he ido haciendo en mis caminatas ¿verdad que son bonitos?

El que ahora podamos disfrutar de estas hermosas flores es GRACIAS AL MAL TIEMPO que hizo en el invierno. Según los habitantes del pueblo, fue muy lluvioso y con mucha nieve y para muchos fue muy duro pero debido a eso ahora los animales tienen mucha hierba para comer y nosotros todo este color para disfrutar.

Y estaba pensando que la vida es igual. Lo que para nosotros fue un MAL TIEMPO que pasamos, pudiera ser algo muy necesario para hacer nacer en nuestro caracter flores como: la paciencia, la compasión, la empatía, confianza, fortaleza, nos hizo ser más luchadores, cambiar el rumbo de nuestra vida, etc.  

Te invito a que pares unos momentos y reflexiones: 
¿Qué flores nacieron en tu vida de lo que pensaste que era un mal tiempo? 

Y RECUERDA QUE: 
¡TODO TIENE UN PORQUÉ, A VECES SOLO TARDAMOS UN POCO DE TIEMPO EN ENTENDERLO!





¿DECEPCIONADO?

Por Gloria Cruz

¿Quién no se ha sentido decepcionado en alguna ocasión? Todos en algún momento de nuestra vida lo hemos sufrido. Puede ser que aquel amig@ del cual esperabas cierto comportamiento te falló; puede ser que esperabas un ascenso en tu trabajo y nunca llegó; puede ser que sufriste una fuerte decepción en tu matrimonio, pensaste que era un amor para toda la vida y acabó en divorcio; puede ser que tenías unas metas para tus hijos y ellos han acabado decidiendo algo diferente para sus vidas. ¡Hay tantas cosas por las que nos podemos decepcionar!

¿Qué causa la decepción?
La decepción es un pesar causado por un desengaño. Nos decepcionamos porque tenemos ciertas expectativas sobre algo o alguien que no se cumplen.  Cuando eso pasa nos desanimamos, perdemos la confianza y tenemos la tendencia de encerrarnos en nosotros mismos, decidimos que ya no vamos a confiar en nadie más y ya no vamos a esperar nada de nadie.
Pero adoptar ese tipo de actitud para evitar un nuevo desengaño sólo nos produce insatisfacción, infelicidad, resentimiento, amargura, egoísmo, rabia y a la larga deterioro de nuestra salud porque hemos sido creados para vivir socialmente. Evidentemente no es la respuesta para superar las decepciones que enfrentamos en la vida. Tenemos que aprender a prepararnos para las decepciones, aceptando que ni la vida, ni las personas van a ser perfectas.

¿Cómo podemos sobreponernos a este sentimiento?
Estas son algunas cosas que me ayudan a mí:
  1. Reconocer que las personas no son perfectas. Que no todos piensan, ni ven, ni enfrentan las situaciones como lo haría yo.
  2. Tengo que aceptar que en la vida hay todo tipo de situaciones, algunas me van a gustar y otras no. El pensar que la vida y las personas tienen que ser perfectas es una mentira que nos creemos.
  3. Aceptar y entender que mis prioridades pueden no ser las de los demás.
  4. Aprender a ser flexible al enfrentar una situación decepcionante. Una rama que está seca, sin vida, no es flexible y se rompe cuando se le pone un poco de presión en cambió la rama verde, llena de vida, sólo se dobla.
  5. Aprender a ver el lado positivo de la situación y preguntarnos: ¿Qué tengo que aprender de la situación? ¿Cómo lo puedo usar para algo positivo? ¿Me está pasando esto porque el destino tiene algo diferente para mi?

¡La decepción no mata, enseña!

 «El tamaño de tu éxito se mide por la fuerza de tu deseo, el tamaño de tu sueño y por cómo administras la decepción a lo largo del camino». 

(Robert Kiyosaki (1947), empresario, inversionista, escritor, conferencista y orador motivacional estadounidense).

Si deseas recibir más artículos de mi blog o ponerte en contacto conmigo puedes suscriberte directamente o escríbirme a: cursosmotivacion@yahoo.es

¡Ámate!

Por Gloria Cruz

Mi amiga me dijo: “estoy aprendiendo a aceptarme como soy en lugar de siempre compararme con otras personas y sentirme que yo no tengo tantos talentos. Y ¡si alguien me va a querer tiene que ser porque le gusto tal como soy!” Yo aplaudí esta declaración y me puse a reflexionar en una de las frases de Jesús “ama a tu prójimo como a ti mismo” y pensé: ¿Cómo podemos amar a otra persona si no nos amamos a nosotros mismos, si nuestra autoestima está por los suelos, si no nos apreciamos y respetamos? 

Creo que aquí podemos encontrar la raíz de algunos de nuestros complejos y fobias. Nuestra autoestima está muy baja cuando no sabemos apreciar la creación tan maravillosa que somos. Cada uno de nosotros somos únicos, hasta los gemelos tienen las huellas dactilares diferentes, SOMOS ÚNICOS y desde antes de nacer se nos ha otorgado una serie de fortalezas y debilidades que cuando las ponemos en la balanza hacen de nosotros la persona que somos. Claro de nosotros depende de que en la vida desarrollemos más una cosa que otra y ahí es donde entra nuestro libre albedrío, poder de decisión y de voluntad para encaminar nuestras vidas de una forma y otra.

El problema es cuando dejamos de ver que somos una creación de Dios magnífica y perfecta y comenzamos a compararnos con otras personas o situaciones que según los estándares de la sociedad son más exitosos que nosotros. Por ejemplo en lo físico podría ser compararnos con los figurines de moda y al querer ser como ellos entrar en una carrera suicida. O puede ser que envidiemos el éxito de otra persona. La presión social es tan grande que acabamos pasando nuestra vida tratando de ser alguien que no somos lo cual nos lleva a una constante infelicidad. 

¿Qué podemos hacer al respecto? 
  1. Antes que nada cambiar nuestra escala de valores y darle más importancia a lo que es esencial en la vida. Para y reflexiona en que es lo más importante para ti: ¿La figura o la salud? ¿Qué te quieran por tu físico o por tu interior? ¿El dinero o la tranquilidad? ¿La familia o el trabajo?
  2. Cree que eres un hijo/a de Dios y eso te hace muy ESPECIAL. El te ha creado con mucho amor desde que estabas en el vientre de tu madre y El te ama.
  3. Haz una lista de tus puntos fuertes y enfócate en ellos. No te enfoques en lo que te falta pero en lo que SI tienes y en todo lo que puedes hacer con esos talentos. Tenemos que reconocer nuestras flaquezas para poder superarlas o tenerlas bajo control, pero no te enfoques en ellas.
  4. Agradece por todo lo bueno que tienes. En cualquier situación que estés siempre hay algo positivo por lo que puedes agradecer. Pasa un tiempo a diario dando gracias por cada órgano de tu cuerpo que funciona y por la forma en que has sido hecho.
 ¡EL MUNDO NO SERIA IGUAL SI TU NO ESTUVIERAS EN EL!
Solamente cuando tú estés bien podrás alargar  la mano para amar a tu prójimo, sabrás cómo hacerlo y te convertirás en una influencia positiva para los demás y de esa forma cambiarás el mundo. ¡El cambio comienza dentro de ti dejando entrar la luz y el amor de Dios! 

Artículo publicado  en la revista Conéctate Febrero 2014

Search This Blog

Loading...