Un corazón alegre hermosea el rostro y transforma a todo el que toca

¡Podando!

Por Gloria Cruz
¡Fin de año! ¡El último día del año! Hoy me decidí a podar la vid que tenemos en el patio. Las plantas, si las cuidas bien, son muy agradecidas y esta vid aunque está en un patio y no tiene mucha tierra cada año nos da kilos y kilos de uva.

 Pero como todo, lo que algo vale algo cuesta. Cuidar de la vid tiene su trabajo. Uno de ellos es la poda, cada año cuando ya ha acabado su ciclo hay que cortar la ramas que ya han dado su fruto y dejarla arregladita para comenzar el ciclo de nuevo.

Mientras realizaba esta labor durante el último día del año pensé en el paralelo que hay en nuestras vidas. Acabamos un año, acabamos un ciclo y vamos a comenzar uno nuevo y es importante que hagamos nuestra poda personal.

Cuando acabes el año, siéntate y piensa: ¿Que cosas tengo que cortar de mi vida? ¿Qués es lo que no necesito llevarme en el nuevo año? Puede ser un mal hábito que tengo, quizás tengo que dejar de fumar, o tengo que aprender a llegar puntual a mis citas y reuniones de trabajo, quizás he tenido relaciones que no fueron positivas. En fin reflexiona en las cosas que no quieres repetir y en todo aquello que es un bagaje demasiado pesado. Deja todo atrás, comienza un nuevo año limpio y listo para sacar hojas de nuevo y llevar fruto. Igual que en la naturaleza nuestra vida tiene ciclos y tenemos que ir completándolos.

Te deseo un nuevo comenzar en este nuevo año.

¿Te atreves a soñar?


¡Buen comienzo de año!

Cuales son tus prioridades

Denzel Washington
Por Gloria Cruz
Era domingo y ya tenía todo mi día planeado. Pensaba usar esa tarde para trabajar en mi clase semanal y adelantar así el trabajo ya que la semana se veía un poco más llena de lo normal con otras responsabilidades. 

Me disponía a trabajar, cuando llamaron a la puerta. Y aquí estaban un vecino con su hija. 

Judit es una chica de 19 años ahora, pero a los doce años fue atropellada por un coche y estuvo un mes en coma. Los médicos dijeron que no podría volver a andar o siquiera hablar pero con el empeño que puso su familia en sacarla adelante y el esfuerzo de ella, ahora ya puede caminar. 

¡Venían a enseñarnos el milagro de que ya puede caminar apoyándose a un andador! Judit es una chica muy alegre y positiva a pesar de la situación en la que se encuentra. Pasamos una tarde muy bonita juntos, escuchándolos y animándola. 

Al final de la tarde pensé "¡Ha sido muy inspirado ver el milagro de esta chica, pero se me ha ido toda la tarde! Y ahí fue cuando abrí el correo y un amigo me había mandado esta frase:

"Al final del día, lo que cuenta NO es lo que has hecho o lo que has conseguido... 
Lo que realmente cuenta es a quien has animado, a quien has ayudado a ser mejor.
Lo que cuenta es lo que has regresado."
Denzel Washington 

Esa frase  me regresó a lo que es importante en la vida y a lo que son mis prioridades. ¡Y me alegré de haber pasado la tarde dando ánimos a Judit!






El tren

Por Gloria Cruz   
El domingo pasado tenía que coger el tren para ir a una ciudad que está a unas dos horas de donde yo vivo. Cuando llegué a la estación bajé al andén por unas escaleras que no había usado anteriormente pero que me llevaban al andén correcto. En el andén no vi a mucha gente pero no le di mucha importancia, me puse a hablar con una señora sobre sus ideas políticas y de repente me dí cuenta que había pasado un minuto de la partida del tren.
-  ¡Oh no, he perdido el tren! Y ¡por estar hablando con alguien de cosas que no eran transcendentales!  
- Bueno, tendré que esperar una hora al siguiente tren, ¡qué remedio!

Entonces vino otra chica con la que también me puse a hablar y que iba al mismo destino que yo. Le dije que ya se me había escapado un tren y que teníamos que estar atentas.

El panel comenzó a indicar que mi siguiente tren estaba a punto de partir. Nos levantamos, nos pusimos en el andén indicado y esperamos pensando que el tren aún no había llegado, cuando de repente:
- ¡Zas! El tren pasa por delante de nosotras a toda velocidad sin parar. 

No podía entender lo que estaba pasando. Así que subimos para hablar con el personal de información. El señor nos dijo:
-  ¡Imposible que el tren no parara! ¡Todos los trenes paran en la estación! ¿No han visto a la gente correr para coger el tren?
-  ¡No! Le dijimos
Esto era más extraño por momentos, hasta que el señor se ofreció a bajar al andén para ver que había pasado. Entonces nos dijo:
-  ¡Ya sé cuál ha sido el problema! El tren cuando para dentro de la estación solo llega hasta aquel poste y ustedes estaban esperando más allá del poste. (Y como estaba el poste nosotras no podíamos ver el tren)

En fin tuvimos que esperar otra hora ¡qué remedio! Pero hay algunas cosas en las que reflexioné debido al incidente.


La vida es como un tren que nos lleva desde el punto A al punto B y a veces podemos perder ese tren que Dios tiene para nosotros porque:

  • Nos distraemos con cosas que no son importantes, no estamos enfocados y no vemos que el tren llegó y se fue sin nosotros.
  • Quizás estamos en el lugar y la hora correcta pero algo nos impide ver el tren, hay un obstáculo que hace que no lo veamos y el tren se va sin nosotros.
  • O quizás teniamos que perder ese tren porque había otro propósito para nosotros: conocer a alguién en el siguiente tren o protegernos de un accidente.

De ahí radica la importancia de tomar buenas decisiones y de estar atentos a las señales que nos da la vida. Pero aunque pierdas un tren ¡no te desanimes! siempre puedes esperar al siguiente. Te tomará más tiempo pero si estás determinado a llegar a tu destino, ¡llegarás!

Da sentido a tu vida ¡ayudando!



Si te preguntas cuál es tu objetivo para este día, lo encontrarás ayudando. En aquello que hagas piensa en cómo puedes dar servicio. Haz que la vida de otros sea mejor y verás como la tuya empieza a ir mejor también.Un abrazo

¿En qué fijas tu mirada?

Por Gloria Cruz

Acabo de leer un artículo de un chico ciego explicando cuán difícil era para él entender el concepto de fijar la mirada en lo positivo porque nunca ha podido ver nada, hasta que comprendió que significaba concentrar sus pensamientos en una cosa.

Me hizo reflexionar y hoy quiero hablarte sobre esto. Pero primero quiero que pares y reflexiones sobre ti mismo. 

Cuando se te presentan obstáculos en la vida o problemas 
¿En qué te enfocas? ¿Tu enfoque está en el obstáculo o en la solución?

Si tu tendencia es enfocarte más en lo negativo, entonces es un área de tu vida que tienes que trabajar. Para ser felices, tenemos que  aprender a afrontar los obstáculo con una actitud positiva y determinación y siempre mirando hacía el objetivo que nos hemos trazado en la vida. Y creyendo que la solución está ahí aunque en este momento aún no la vemos.

Nuestra naturaleza humana es enfocarnos en el problema y de más que lo hacemos más nos hundimos. La vida requiere de una actitud de fe que da el coraje para luchar y creer en lo imposible. La diferencia entre imposible y posible sólo son dos letras.Me recuerda a una canción: 

Si quieres ser feliz compañero
Pon tu mira en el donut
Y no en el agujero.

Hoy tuve un problema con unos archivos, pasé horas tratando de encontrar la solución y cada vez parecía complicarse más, pero sabía que la solución existía solo que yo no la sabía. Milagrosamente a la mañana siguiente todo se solucionó y en el proceso aprendí nuevas técnicas.

¿Fue un obstáculo? ¡SI!
¿Me tomó tiempo? ¡SI!
¿Aprendí de ello? ¡SI! 

CONCLUSIÓN: 
¿Fue negativo? ¡NO!

Siempre hay un lado positivo en cada situación, solo tenemos que aprender a enfocar nuestros ojos y pensamiento en el resultado. ¡Nunca te rindas!
__________________________________________________________
Gloria Cruz es Formadora de Desarrollo Personal
cursosmotivacion@yahoo.es

Search This Blog